La gente no se han enterado de que el bicho está ahí.
 Hasta el pobre Dios ha perdido la apuesta, creyendo en nosotros.
A todos esos irresponsables 
patriotas de pulsera todo incluido
menos, la patria.
Dedicado al pueblo de Madrid que se fueron. Y ese oso no pudo defender contra un mal llamado arrogancia .
Coño, con la moda del succionador de clítoris de Amazón. 
Menos mal que aquí se le saca provecho para mas cosas. jajaja