Dedicado a todas aquellas personas que nos empujaron a vivir y que ahora, debemos empujar a ellas, para vivir la vida.
Llevamos cinco años esperando el estar de celadores en condiciones  en el hospital de Puerto real. Esperemos que no ocurra como Moisés.