La gente no se han enterado de que el bicho está ahí.
 Hasta el pobre Dios ha perdido la apuesta, creyendo en nosotros.

No hay comentarios: